Optometría Optometría infantil

Si los padres observan alguna apariencia inusual en el comportamiento visual de los ojos del niño, debe ser examinado tan pronto como sea posible. Una vez que nos aseguremos que no existen problemas, el niño debe ser revisado entre los dos años y medio y los tres y medio, justo antes de la guardería y después anualmente durante los años escolares.

Un diagnóstico y tratamiento a tiempo son esenciales para eliminar con éxito los efectos fisiológicos adversos sobre el desarrollo visual, y quizás más importantes, los posibles efectos adversos sobre el desarrollo a nivel cognoscitivo, emocional y psicosocial del niño.